RINC√ďN DEL DEPORTISTA
El lugar correcto para tu
mejor versión
CAMBIA LA FORMA DE ENTRENAR
Con nuestros programas de entrenamiento podr√°s cambiar la forma de entrenar
ALIMENTACI√ďN
No necesitas cocinar elegante, ni obras maestras. Solo buena comida con ingredientes frescos.
INCONSCIENTE
Debemos aprender a comunicarnos con el inconsciente de nuestra mente para controlar lo que pasa en nuestro cuerpo.
ENTRENAMIENTO
Tómate un tiempo para saber lo que realmente quieres, cuando lo sepas tendrás un poder que solo unos pocos tienen. Úsalo para motivarte y obtendrás resultados inesperados.
NUESTROS PROGRAMAS
En el rinc√≥n del deportista contamos con¬† dos excelente programas y un reto para terminar el a√Īo modo Fitness
Programa
Fitconsciente
Programa
Fitness Inconsciente
Programa
Gl√ļteos Supreme
RETA TU CUERPO DA EL SIGUIENTE PASO!
Entrena los

Del a√Īo

Cambia tu dieta por

Alimentos muy saludables

Entrena al menos

Minutos al día

SERVICIO 24/7
Tu salud es lo m√°s importante
ATENCI√ďN PERSONALIZADA
Entrenamientos con sentido
PROGRAMAS √öNICOS
Nos enfocamos en tu salud
NUESTRO BLOG
TESTIMONIOS
Cuando comencé con Rincón del Deportista solamente hacía spinning, casi que todos los días, mi objetivo era perder peso. Pero luego de varios meses no noté los cambios deseados. Un día de mucha casualidad conocí a Said y me invitó a entrenar en la parte de musculación (cosa que no había hecho) y me dijo que combinando las máquinas con la alimentación correcta lograría mi objetivo.
Al principio no era tan expectante de ver cambios, porque no me hab√≠a pasado durante los meses que hice spinning. Pero de repente todo el mundo me dec√≠a ‚Äúest√°s demasiado flaca‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņqu√© est√°s haciendo para verte as√≠?‚ÄĚ y la ropa comenzaba a quedarme grande. Entonces fui ah√≠ cuando comenc√© a notar los cambios.
En menos de seis meses logré lo que no había logrado con nada más. No sólo fue el cambio de actividad física o alimentaria, sino también el apoyo emocional y psicológico que me brindó Said. Nunca dejó de aflojar, por más que me quejara, pero tampoco dejó de motivarme a progresar diciéndome que siempre podía hacer más o hacerlo mejor.