8 EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD QUE AYUDARÁN A TU CUERPO

QUEREMOS SABER DE TÍ

ejercicios de flexibilidad

Para hacer ejercicios de flexibilidad se debe tener la capacidad de realizar ejercicios donde las articulaciones desarrollen su máxima amplitud posible, ya que la capacidad de ser flexible viene articulada por factores primordiales, tales como el correcto funcionamiento de las articulaciones y estiramientos de los músculos implícitos en el ejercicio a realizar.

LOS EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD AYUDAN A DESARROLLAR LOS DIFERENTES TIPOS DE FLEXIBILIDAD QUE EXISTEN

Es común pensar que al hablar de flexibilidad solo nos referimos a un tipo en específico. Sin embargo, existen varios tipos de flexibilidad, tales como: la estática, la dinámica, la pasiva o asistida, las cuales pueden ser trabajadas a través de diferentes ejercicios de flexibilidad.

  • La Flexibilidad Estática es cuando la persona realiza estiramientos de músculos y tendones por sí mismo, sin movimientos, en posición fija, con una duración de elongación de 20 segundos.
  • La flexibilidad Dinámica o activa es cuando la persona requiere de ejercicios con un número minino de repeticiones y que van incrementando la fuerza y la intensidad.
  • La flexibilidad Pasiva o asistida es aquella que se utiliza cuando la persona haya pasado por una cirugía o parálisis de forma que una maquina o persona sea la que imprima fuerza desde afuera.

Los ejercicios de flexibilidad ayudan a mantener el cuerpo con mayor movilidad y salud, por eso es importante que conozcas específicamente cuáles puedes realizar en el gimnasio o desde la comodidad de la casa.

EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD QUE DEBES CONOCER

  1. Lumbares: En este ejercicio de flexibilidad deberás tumbarte boca arriba en el piso estirar una pierna y encoger la otra cogiéndote de la rodilla y llevándola al pecho, la pierna estirada no deberá despegarse del suelo, repetir el ejercicio con la otra pierna.
  2. Muslos y cadera: Tumbado en el piso boca abajo deberás flexionar una pierna y coger el pie con la mano del mismo lado, tirando de ella lo más que puedas sin que el muslo se despegue del piso. Alternando de pierna.
  3. Abductores: Sentado en el suelo sin doblar las rodillas abre las piernas estírala lo más que soportes e inclina el dorso hacia adelante, estirando los brazos intenta bajar lo más que puedas.
  4. Torsión de espalda: Sentado en el piso con la pierna derecha estirada y doblando la izquierda deberás pasarla por encima de la derecha, así mismo deberás colocar el brazo izquierdo por encima de la rodilla flexionada y presionar con el codo para hacer una torsión de espalda, repitiendo del otro lado.
  5. Gana fuerza y estabilidad: Colócate de pie elevando una pierna hacia atrás y tomando el empeine con la mano del mismo lado, extiende el brazo contrario hacia arriba y estira un poco más la pierna hacia atrás alejada de los glúteos, mirando siempre de frente y manteniendo el mentón alejado del pecho, repite con la otra pierna y el otro brazo.
  6. Tonifica tu espalda: Levantando el brazo derecho y doblando el codo lleva la mano por detrás de la espalda, lleva la otra mano por detrás de la cintura tratando de tocar las puntas de los dedos de ambas manos por detrás de la espalda, manteniendo la cabeza erguida y sin llevar la barbilla hacia el pecho, repite cambiando las manos de lado.
  7. Activa la columna: Estira los brazos hacia atrás y sube las manos hacia arriba al mismo tiempo que vas doblando el tronco hacia abajo muy despacio y llevando la cabeza hacia el suelo, esto debes hacerlo con mucha suavidad manteniendo la posición por unos segundos y realizando respiraciones poco a poco.
  8. Mientras caminas vas levantando las rodillas hasta el pecho, sujetándola unos segundos esto para estirar la parte posterior del cuádriceps

En nuestro día a día hacemos ejercicios de flexibilidad que, sin saberlo, nos ayudan a estirar nuestro cuerpo. Acciones como amarrarnos los zapatos sin doblar las rodillas, poder echar nuestro tronco hacia atrás, poder tocarnos el centro de la espalda o ´poder realizar estiramientos son solo algunas de las actividades físicas que ayudan a que nuestro cuerpo sea más flexible.

Sin duda alguna existen infinidades de ejercicios para la flexibilidad de nuestro cuerpo, basta solo con proponernos hacer una rutina diaria para conseguirlo y contar con la ayuda de especialistas en la materia para que los resultados sean los deseados. ¡No lo pienses más! Contáctanos y comienza a trabajar en la mejor versión de ti.  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS PUBLICACIONES