Entrenamiento consciente: cómo evitar lesiones en el gimnasio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
cómo evitar lesiones

Entrenamiento consciente: cómo evitar lesiones en el gimnasio

Las lesiones son uno de los riesgos de todo deportista. Tener claras las pautas de nuestra práctica deportiva nos permite evitar lesiones en el gimnasio, ya que muchas veces la inexperiencia puede hacernos caer en errores comunes, como sobre exigirnos, entrenar de mala manera o cometer pequeños descuidos en nuestra rutina deportiva o diaria que alteren nuestra salud física.

La buena noticia es que es posible evitarlo si solo sigues estos consejos.

La importancia del calentamiento

Antes de usar cualquier máquina del gimnasio, y en general antes de cualquier disciplina física, es vital tomarnos el tiempo para realizar un buen calentamiento. El objetivo es aumentar el flujo de sangre y oxígeno a los músculos que han estado en reposo. Así logramos aumentar su resistencia y los preparamos para la rutina.

Por otra parte, el estiramiento es también necesario, pero esto dependerá de la rutina que nos propongamos hacer y el tipo de músculos a trabajar. Al realizarlo prevenimos lesiones, ya que aumentamos la flexibilidad de los músculos. De igual forma, un estiramiento final luego de la rutina del ejercicio nos permite mantener un aspecto más estilizado de la musculatura.

No exigirse de más – cómo evitar lesiones

Muchos entrenadores insisten en la necesidad de escuchar nuestro cuerpo. Y es que cada persona tiene diversas capacidades y limitaciones. Aunque el objetivo de entrenar es superar esos límites, es fundamental que respetemos nuestro propio ritmo.

Recuerda siempre una cosa: al final, los resultados duraderos no se obtienen rápidamente, sino de forma paulatina. Es mejor un entrenamiento adecuado con avances lentos, que exigir de más a nuestro cuerpo y luego lesionarnos. Antes que nada, hay que usar el sentido común.

Tomar los descansos necesarios

Conocer nuestros límites y respetarlos es una buena manera de evitar lesiones en el gimnasio. La clave está en ser realistas, reconocer nuestras capacidades  y aceptar nuestras limitaciones. Esto evitará que nos hagamos daño.

Por supuesto, el componente psicológico de esto también es fundamental, ya que lo más importante es superarte a ti mismo cada día, poco a poco. y evitar compararte con otras personas. Cada quien tiene su ritmo.

…y regalarte un par de días libres – cómo evitar lesiones

Así como lo lees: es importante reservar algún día para descansar. De hecho, los músculos se recuperan y regeneran en el tiempo en el que están en reposo, luego de haberse ejercitado. Mantener un descanso apropiado, con un sueño de calidad, también forma parte de los hábitos necesarios para obtener resultados positivos en el entrenamiento.

Buen uso de las máquinas

Un error común de cualquier principiante es el de usar las máquinas disponibles en el gimnasio, sin preguntar sobre su uso correcto. Esta precaución no solo obedece a cuidar de los aparatos de ejercicios. También es necesario para evitar lesiones en el gimnasio.

Lo más recomendable es preguntarle a tu entrenador antes de usarlas. A veces algo tan simple como tener una mala postura puede implicar una lesión. Por lo general, la mayoría de los gimnasios ofrecen un programa ideal diario, que engloba diferentes partes del cuerpo. Si eres nuevo en el mundo del fitness, este tipo de guías puede ser de gran ayuda.

Entrenamiento personalizado – cómo evitar lesiones

Dado que cada persona es diferente, lo más recomendable es tener un entrenador personal, sobre todo si eres principiante, llevas tiempo sin entrenar o estás fuera de forma. Un entrenador puede enseñarte las rutinas, definir metas realistas, aconsejarte ante malas posturas o incluso indicarte cuándo el dolor del ejercicio es normal y cuándo hay que tener cuidado.

Cada entrenamiento tiene una función y una técnica específica. Con la ayuda de un entrenador personal podrás ir avanzando poco a poco, dominando lo que se adapta más a tus objetivos y capacidades. Lo más importante es que podrás evitar lesiones al ser guiado adecuadamente.

Alimentación balanceada e hidratación

De igual manera, la alimentación y la hidratación son de vital importancia a la hora de prevenir lesiones. Por ejemplo, es fundamental que te mantengas adecuadamente hidratado, antes, durante y después de la sesión de ejercicios.

Ahora, una alimentación balanceada dependerá de tus objetivos, tu peso y tu estado de salud. Consultarlo con un especialista y con tu entrenador es importante, tanto para lograr tus metas como para mantenerte saludable.

Por ejemplo, como ya se ha dicho antes, una dieta rica en proteínas pero baja en calorías es aconsejable para personas con sobrepeso. Pero a la vez, una dieta con mayores calorías y ciertos tipos de rutinas permitirán aumentar la masa muscular. Cada caso es único y estos detalles cuentan.

¡Cuidado! Estas son las lesiones más comunes al entrenar – cómo evitar lesiones

Un deportista precavido definitivamente vale por dos. Y cuando hablamos de lesiones, lo mejor siempre es evitarlas. Si quieres ahorrarte el mal trago de cualquier dolor físico, esta guía preventiva te ayudará.

Apártate, Charles Atlas. Aquí va lo que todo atleta debe saber en verdad.

Agujetas

Son dolores musculares que aparecen luego de las primeras sesiones de ejercicio. Pueden ser de intensidad variable y se deben a pequeñas lesiones en los músculos, como resultado de un esfuerzo inusual.

Aunque no son especialmente graves, el dolor que producen puede provocar que interrumpas la rutina o si estás comenzando a ejercitarte, desanimarte los primeros días.

  • Cómo evitarlas: lo recomendable es realizar un buen calentamiento antes de la rutina y terminar con estiramiento.

De igual forma, si estás entrenando con peso, una manera de evitarlo es aumentando el esfuerzo de forma progresiva.

Por otra parte, si estás comenzando a ejercitarte debes saber que es normal que haya dolor. Ya se pasará, a los 6 o 7 días. Lo bueno es que entre mejor y más seguido sea tu entrenamiento las agujetas serán menos comunes.

Ahora sabes por qué la primera semana es la más difícil.

Lesiones en la rodilla – cómo evitar lesiones

Te sorprendería saber cuán fácil es tener una lesión de este tipo. Al usar máquinas de forma inadecuada, alzar peso sin tener una buena técnica o aumentar el peso de manera acelerada, podemos afectar nuestras rodillas, y en general casi cualquier articulación.

Entonces aparecen algunos de esos nombres terribles, que tanto temen los atletas: luxaciones, rotura de ligamentos o tendinitis. Y lo peor es que pueden ocasionarse por el descuido o incluso –y qué horror- durante un tiempo considerable de mal entrenamiento.

  • Cómo evitarlas: es fundamental trabajar progresivamente, para adquirir poco a poco la fuerza que necesita cada sesión de ejercicio. Y nada de hacer repeticiones a las carreras.

De nuevo el calentamiento antes de ejercitarnos y el posterior estiramiento son las maneras más efectivas de prevenirlas. También ayuda tener buena postura.

Contracturas

Como su nombre lo indica, son contracciones de la fibra muscular que causan molestia, sobre todo en la zona de los hombros y cuello. Normalmente esta lesión se da cuando los músculos a trabajar no han desarrollado suficiente fuerza. Son muy comunes entre las personas que buscan aumentar su masa muscular.

  • Cómo evitarlas: aparte de cumplir el mandato divino del calentamiento anterior a la rutina, deberás aumentar el esfuerzo de manera progresiva y darle más atención a las repeticiones que al peso.

Un par de recomendaciones más, si realizas tus estiramientos cuando tus músculos estén fríos y mejoras el contenido de magnesio que hay en tu dieta, difícilmente las padecerás. Así que a comer verduras y hortalizas.

Dolores de espalda – cómo evitar lesiones

Cuando entrenas en el gimnasio pueden producirse dolores de espalda. Ya sea que duren poco tiempo o pasen a ser una lesión mayor, se deben comúnmente a la mala ejecución de ejercicios con pesas. Igualmente pueden darse gracias al sedentarismo previo entre personas que se inician en el gimnasio.

  • Cómo evitarlas: lo mejor es contar con la guía adecuada para aprender correctamente cómo hacer rutinas con mancuernas o máquinas. También ayuda corregir nuestra postura de manera consciente, ayudándose del reflejo en un espejo.

Pues nada, ¿quién diría que pararte derecho te evitaría tantos problemas de salud?

Tendinitis

Si exigimos de más a nuestro cuerpo podemos causar que se inflamen nuestros tendones. Estiramientos bruscos o sobrecargas musculares son la principal causa de este mal tan común.

Podemos reconocerla por el dolor que sentimos al mover el tendón afectado, aunque a veces también molesta estando en reposo.

  • Cómo evitarlas: lo mejor es hacer énfasis en la parte del cuerpo que entrenarás en esa ocasión, al momento de calentar. De ésta manera contribuyes a la elasticidad de los tendones y a soportar la tensión de los ejercicios.

Lo más triste es que esta lesión puede causar que tengas que suspender tu entrenamiento por un tiempo. Pero es de cuidado, así que en caso de sufrirla lo mejor es descansar, ya que pueden repetirse los dolores en un tiempo.

Es importante también que pongas atención a las técnicas, para ejercitarte de forma adecuada. Si llegaras a sentir que por sobreesfuerzo te has causado alguna de estas lesiones en el gimnasio, debes acudir a un médico para tratarla.


Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

¿Quieres recibir más noticias?